Prohíben la venta de una droga utilizada para abortar


Se trata de las pastillas Cytotec 200. Así lo establece una disposición publicada hoy en el Boletín Oficial. Desde el laboratorio Pfizer negaron la elaboración y venta del remedio en la Argentina, incluso que se haya importado.


Por medio de la Resolución 5332/2012, publicada en el boletín oficial, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica estableció la prohibición de la comercialización de todos los lotes del producto rotulado como “CYTOTEC 200 mcg tabletas por 14”, elaborado por laboratorios Pfizer.
La decisión tiene como fin, según puede leerse en el Boletín, “proteger a eventuales adquirentes y usuarios, toda vez que se trata de productos sin registro y de los cuales se desconocen las condiciones de elaboración”.
Por su parte, la empresa que se supone dueña de la patente de este producto medicinal, negó tener responsabilidad sobre su producción, al manifestar que “el Laboratorio Pfizer no elabora ni ha elaborado el producto CYTOTEC 200 Tabletas, aclarando que tampoco ha importado lotes de este producto y que nunca la firma ha comercializado este producto en la República Argentina”.
El Cytotec (Misoprostol) es un citoprotector y antisecretor para el tratamiento de la úlcera péptica. Pero también es muy utilizado como método para la interrupción del embarazo. El Cytotec produce contracciones del útero, como consecuencia de los cuales, el útero expulsa el embrión.

Fuente

Macri anunció el “primer aborto legal” de la Ciudad


Anticipó que se practicará el martes. Qué dijo sobre el veto al protocolo de la Legislatura
05/10/12 - 11:01
En una cena organizada anoche por Consenso Republicano, que dirige el ex presidente de La Rural, Guillermo Alchourón, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, respondió a una pregunta acerca de si iba a vetar la flamante ley sobre el aborto no punible de la Ciudad. Deslizó "soy el jefe del veto", sin pronunciarse específicamente, y luego sorprendió: "Les quiero contar que el próximo martes se hace el primer aborto legal en la ciudad de Buenos Aires. Es una mujer de 32 años en un caso que pasó por todas las instancias legales".
En su voz había cierto orgullo, pese a que una parte del auditorio lo reprobaba. Había una masiva asistencia y en una de las mesas, Laura Alonso, legisladora del PRO, defendía la posibilidad de que una chica de 14 años pueda realizarse un aborto sin la autorización de sus padres, como lo estableció la Legislatura. "La gran mayoría de los casos a esa edad son violaciones intrafamiliares ejercidas por el padre o el padrastro y muchas veces las madres son cómplices del victimario en esas situaciones siniestras", dijo.
El debate por el veto o la promulgación de Macri del protocolo que aprobó la Legislatura el 28 de septiembre está encendido. Ayer se publicó en el diario Tiempo Argentino una solicitada con más de mil firmas pertenecientes a un amplio abanico de partidos políticos, movimientos sociales, referentes de la cultura y del espectáculo, periodistas de renombre y académicos, tanto kirchneristas como de sectores de la oposición al Gobierno nacional, para pedirle que no lo vete. Entre las firmas figuran las de Víctor Hugo Morales, Jorge Lanata, Ricardo Forster, Beatriz Sarlo, Osvaldo Bayer, Martín Caparrós, los tres senadores por la Ciudad (María Eugenia Estenssoro, Samuel Cabanchick y Daniel Filmus), Cecila Roth, Mercedes Morán, Celeste Cid, Fito Páez, Ernesto Tenembaum, Hebe de Bonafini, Marcelo Zlotowiazda, Sandra Russo, Juan Pablo Feinmann y Florencia Peña. En tanto, sectores católicos y evangélicos como el Centro Católico de Bioética y Evangélicos por la Vida, entre otras ONG, le reclamaron lo contrario: que ejerza "la prerrogativa constitucional del veto, esta vez en defensa de la vida de muchas personas".
La ley que regula el aborto no punible es menos restrictiva que el protocolo vigente, firmado por el Ministerio de Salud, que establece un plazo de 12 semanas de gestación para la realización de la práctica y se alinea con el histórico fallo de marzo pasado de la Corte Suprema de Justicia. La ley también permite que las mayores de 14 años puedan solicitar el aborto sin la autorización paterna.


¿Qué podemos decir en cuanto a esto? Desde un punto de vista simplista, pareciera que existen sólo dos tipos de personas: Las que están contra el aborto y las que no. Pareciera que existen sólo dos tipos de opiniones sobre el aborto: las que están a favor y las que están en contra. Pocos temas pueden causar reacciones tan extremas como este. Abortar es, además de una palabra que hace entrar en conflicto a la sociedad en nuestro tiempo, un hecho presente y doloroso entre nuestra juventud.

¿Es verdad que los únicos casos de embarazo en adolescentes son causa de “violaciones intrafamiliares ejercidas por el padre o el padrastro y muchas veces las madres son cómplices del victimario en esas situaciones siniestras”, como dice la legisladora Alonso? ¿Es esa una causa para legalizar que las adolescentes pueden solicitar un aborto sin autorización paterna?
La ley aprobada por la Legislatura de la Ciudad que establece un "procedimiento para la atención integral de los abortos no punibles", además de incurrir en la debilidad de haber cedido a la indebida presión del fallo de la Corte Suprema -que excedió sus competencias al exhortar a los poderes públicos a aprobar protocolos abortistas-, adolece de graves fallas de inconstitucionalidad, entre otros motivos, por el hecho de modificar ilegítimamente el contenido de la norma penal -de más que dudosa vigencia- que declara no punibles los abortos practicados en determinadas condiciones, ya que una modificación de esa naturaleza sólo corresponde al Congreso. Ello, además de transgredir determinadas normas incluidas en la Constitución, como son, entre otras, las que resultan de determinadas declaraciones y tratados internacionales que tienen vigencia y que protegen la vida humana desde la concepción, que constituye un derecho inviolable.
La gravedad de la disposición sancionada se ahonda, no bien se advierte que la ley permite que desde los catorce años la mujer puede, con la sola manifestación de haber sido violada, y sin darle intervención a sus padres, requerir que se le practique un acto de la gravedad del aborto, dejando así de lado los derechos que les asiste a éstos con fundamento en el instituto de la patria potestad, contenido en una ley de carácter nacional -como es el Código Civil-, que no puede ser modificada por una ley local.

Es sabido que cada vez más temprano las adolescentes inician su vida sexual, lo que en muchos casos ocasiona embarazos no deseados en chicas muy jóvenes, que, una vez embarazadas, no saben qué decisión tomar al respecto. Esto no sucede por ignorar que sin la debida protección puede suceder, sino porque está presente la idea de que a uno no le va a pasar. Pero, una vez embarazada, se presenta el dilema de tener su hijo o suspender el embarazo; en muchos casos ocultándolo a sus padres y aconsejadas por otras chicas de su edad toman la peor decisión, con el riesgo que ello implica.
Sin embargo, el “problema” de la joven embarazada no termina una vez que se interrumpe el embarazo. Quedan en ella sensaciones de vacío personal, sentimientos de culpa y deseos maternales frustrados que pueden precipitarlas desde un estrés post-traumático hasta un conflicto de personalidad mayor.
El problema es serio, y no solo se trata de despenalizar o no el aborto, sino también de educar a las adolescentes para que no lleguen a esa situación y, si es que sucede, brindarles  las condiciones adecuadas para que siempre opten por la vida.

Abortar varias veces provoca el aumento de fallecimientos de bebés durante el parto


Investigadores del Instituto de Salud de Helsinki aseguran que tras interrumpir cuatro gestaciones se multiplica por tres la posibilidad de un nacimiento prematuro



Tener varios abortos consecutivos puede aumentar el riesgo de problemas potencialmente mortales para futuros embarazos, según un estudio del Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Helsinki.

Las mujeres que tuvieron tres o más han multiplicado por tres las posibilidades de tener un futuro bebé prematuro, incluso con menos de 28 semanas de gestación, y con escaso peso.

Las mujeres a las que les practicó dos abortos antes de su primer hijo también aumentaron las posibilidades de nacimiento prematuro.

En un estudio publicado en la revista médica Human Reproduction, se refleja que de más de 300.000 madres finlandesas, 31.083 habían tenido un aborto entre 1996 y 2008. Otras 4.417 habían tenido dos abortos, y 942 tres o más abortos antes de ser madres.

Estas últimas tenían más riesgo en cuanto a problemas que afectaban a su primer hijo, en comparación con las mujeres que no habían tenido abortos previos.

En concreto, se triplicaba la posibilidad de tener el bebé antes de las 28 semanas, y se duplicaba el riesgo de nacimientos con escaso peso. También se registró un riesgo ligeramente mayor de partos prematuros entre las mujeres que habían tenido dos abortos anteriores.

El investigador principal de este estudio, el Dr. Reija Klemetti, asegura que el aumento del riesgo es muy pequeño después de sólo uno o incluso dos abortos y por lo tanto, las mujeres no deben de alarmarse. Sin embargo, ha realizado un llamamiento a las «chicas jóvenes para que sean informadas de los posibles daños vinculados a la sucesión de abortos».

El estudio también muestra un mayor riesgo de fallecimiento de los bebés en el momento del parto, pero los investigadores dicen que esto «podría ser debido a factores sociales como la pobreza».

El Doctor Klemetti asegura que este análisis es «el primer gran estudio que tiene en cuenta otra serie de factores como la posición socioeconómica o el hábito de fumar».

El doctor aclara que aunque en el estudio se relaciona el número de abortos previos con los problemas relacionados con el embarazo, también hay que tener en cuenta estos otros aspectos, ente los que también incluye la forma de vida de las mujeres y su salud sexual y reproductiva.

¿ESTÁS EMBARAZADA?



1. ¿Puede alguien obligarme a abortar?
2. ¿Me va a doler el procedimiento de aborto?
3. ¿Podré tener otros hijos tras un aborto?
4. ¿Existe algún riesgo físico para mí si aborto?
5. Si me someto a una aborto provocado, ¿lo olvidaré?
6. ¿Podría haber alguna consecuencia psicológica para mí si aborto?
7. ¿Puede afectar un aborto provocado a mi relación de pareja?
8. Me han dicho que el embrión no es nada, ¿es verdad?
9. ¿Sufre el embrión o feto con el aborto?
10. ¿El aborto es un acontecimiento dramático o trágico en la vida de la mujer?
11. ¿Cuándo comienza a latir el corazón del embrión?
12. ¿Existe comunicación entre la madre y su hijo durante el embarazo?
13. ¿Qué beneficios tiene la maternidad para una mujer?



1. ¿Puede alguien obligarme a abortar?
No. Nadie puede obligarte a atentar contra tu integridad física, ni tu pareja, ni tus amigos, ni en tu trabajo, ni tu médico, ni tu familia. Y si eres menor de edad y no quieres abortar puedes denunciar a los adultos que quieran obligarte. En el caso de que sean tus padres, no te asustes. Tenemos medios de conciliación familiar y, en el peor de los casos, hay instituciones que te acogerán y te cuidarán.

2. ¿Me va a doler el procedimiento de aborto?
Sí, te podría doler. En los abortos quirúrgicos te pueden poner anestesia total, y en ese caso no te dolerá, aunque sentirás molestias después. Pero en la mayoría de los casos se realiza con anestesia local. En palabras de una persona que ha pasado por ello, "la sensación es de vaciado, que te vacían de cintura para abajo, como si te arrancaran los órganos". (Esperanza Puente, "Rompiendo el silencio. Testimonios de mujeres que han sufrido un aborto provocado"). Muchas mujeres describen sensaciones similares. El dolor es mayor si no se utiliza ningún tipo de anestesia.
Muchas mujeres salen con un trauma importante tras tan desagradable experiencia.

3. ¿Podré tener otros hijos tras un aborto?
En general, sí. Pero tienes que tener en cuenta que se trata de una cirugía sobre el útero que no está exenta de consecuencias físicas potencialmente severas: perforación uterina, inflamación pélvica, cicatrices uterinas, adherenecias, etc. Se podría poner en peligro tu fertilidad futura. 

Los ginecólogos se encuentran a menudo con pacientes que después de un aborto, y sobretodo después de varios, no pueden quedarse embarazadas o bien tienen abortos espontáneos. En casos más extremos, como hemorragias o infecciones graves, puede llegar a ser necesaria una histerectomía. Otras veces, si se daña el cervix o cuello del útero, debes saber que, en embarazos futuros, hay riesgo de perder el hijo por tener un parto extremadamente prematuro, es lo que llamamos incompetencia cervical. 
Toda esta información deberías encontrarla en el consentimiento informado previo al aborto. Si no la encuentras, debe exigir que se te explique y, sobretodo, los riesgos específicos en tu caso, ya que por las características propias de cada cuerpo, el riesgo podría estar incrementado.


4. ¿Existe algún riesgo físico para mí si aborto?
Sí, sea cual sea la técnica utilizada siempre se trata de un procedimiento quirúrgico, que siempre se acompaña de un riesgo para la salud. Algunas de las complicaciones más frecuentes son: Infección, trauma del cervix, peritonitis, endometritis, laceración o perforación del útero, hemorragia, trauma renal, inflamación pélvica, embolismo, trombosis, esterilidad, absceso pélvico, tromboembolismo, que la mujer tenga en futuros embarazos implantación ectópica (fuera del útero), bebés de bajo peso o que nacen muertos, formación de coágulos intravasculares que pueden afectar a distintis órganos, sepsis (infección en la sangre), entre otros.

5. Si me someto a una aborto provocado, ¿lo olvidaré?
Para una mujer es muy difícil olvidar la pérdida de un hijo, sea en un aborto espontáneo o provocado. Hay mujeres que comentan que bloquearon temporalmente el recuerdo de ese hecho, pero que más tarde, incluso 5, 10, 20 ó 30 años después, ese recuerdo se hizo presente de nuevo. Podemos encontrar personas, mujeres y hombres, que consideran que la decisión fue la correcta (fase de reafirmación del síndrome post-aborto), pero aún así, recuerdan la pérdida y hablan de ella con tristeza. Otras, muy afectadas por el aborto, lo actualizan con dolor en cada aniversario del posible nacimiento del hijo, de la fecha del aborto, etc.

6. ¿Podría haber alguna consecuencia psicológica para mí si aborto?
Está demostrado que muchas mujeres, la mayoría, sufren una o varias de entre las siguientes secuelas psicológicas tras el aborto, lo que se llama el síndrome post aborto: ansiedad, depresión, mayor consumo de drogas y alcohol, baja autoestima, ideas suicidas, pesadillas, disfunciones alimenticias, disfunciones sexuales, desajustes vínculo madre-hijo en futuras maternidades, estés post-traumático, duelo, etc. Estas secuelas pueden requerir atención psicológica y/o psiquiátrica. 

Hay factores que predisponen en mayor medida a sufrir el síndrome post aborto y en un grado más severo: minoría de edad, ser coaccionada por su entorno o las circunstancias a abortar, tener sentimientos contrapuestos ante la decisión de abortar, tener reparos morales ante el aborto o que éste suponga ir en contra de los deseos maternales, padecer depresión, etc. 
La Dra. Susan Standford, psiquiatra canadiense experta en secuelas post-aborto, cuenta su propia experiencia y señala cómo la mujer puede recorrer los siguientes estadios:
- Desasosiego y tristeza. 
- Revive continuamente el momento traumatizante del aborto de un modo muy profundo. Aunque pasen los años, recuerda la vestimenta de la enfermera, las paredes de la habitación donde el aborto sucedió...y se pregunta cómo sería su hijo ahora. Suele tratar de justificarlo diciendo que no tenía otra opción, que no podía hacer otra cosa... pero ese pensamiento vuelve.
- Depresión intensa con un gran sentimiento de culpabilidad, perdiendo interés por las cosas que antes eran interesantes en su vida. A veces no ve otra salida que el suicidio; no como elección por la muerte en sí, sino como una salida de la situación de dolor y pena.
- Depresión de aniversario, que se sitúa alrededor de la fecha del posible nacimiento o alrededor de la fecha del aborto. 
Puedes encontrar más información en el libro de la psiquiatra Dra. Burke, "Mujeres Silenciadas" (Ed. Sekotia).
El Dr. John C.Willke, afirma que "es más fácil sacar al niño del útero de su madre que sacarlo de su pensamiento."
La mujer que se ha practicado un aborto se queda para siempre con la impresión imborrable de que ha eliminado la vida de su hijo. Es más, aquellas personas que tienen una cierta predisposición personal o familiar a la enfermedad mental, corren un riesgo mayor.


7. ¿Puede afectar un aborto provocado a mi relación de pareja?
Sí, podría afectar a tu relación de pareja. Hay estudios que indican una incidencia de ruptura de parejas entre el 60 y el 70 % (Dra. Burke). La razón está en conflictos surgidos en la toma de decisión sobre el aborto: cuando las mujeres se han sentido presionadas a abortar por la pareja, cuando alguno de los dos sufre en mayor medida la pérdida del hijo y no encuentra en el otro el apoyo emocional que necesita, cuando uno de los dos deseaba tener el hijo, o porque aparecen problemas derivados de las secuelas que podría sufrir la mujer tras el aborto: disfunciones sexuales, dificultades para superar el trauma del aborto, etc.

Pero también puede ocurrir el efecto contrario, es decir, una vez que la mujer decide seguir adelante con su embarazo, y la pareja supera la dificultad ante un embarazo no deseado o que se acompaña de problemas, está demostrado que la relación de pareja se hace más fuerte y se consolida.

8. Me han dicho que el embrión no es nada, ¿es verdad?
Cuando se unen el espermatozoide y el óvulo, en la trompa de Falopio, la célula que se forma (cigoto), antes de dividirse, ya tiene los 46 cromosomas que nos definen como seres humanos, y su propio código genético (ADN) distinto del de la madre y del padre. Desde la genética y la embriología existen evidencias científicas suficientes para afirmar que el embrión es un ser humano único e irrepetible. 

Desde la primera célula está ya constituido el nuevo cuerpo humano, ya que se inicia un proceso continuo de formación y cambio, desde el primer instante, obedeciendo a distintos procesos químicos y físicos. Está bien descrito como esa primera célula se comporta como un organismo entero, está polarizada en forma de cabeza y cuerpo, para desarrollar lo que tú y yo somos ahora. Esa primera célula es muy distinta a cualquier otra célula de tu cuerpo, ya que ninguna otra puede crecer para formar un ser humano nuevo. Poco a poco se va diferenciando y da lugar al embrión. Si te fijas en tu ecografía podrás ver el corazón, los brazos y las piernas; es decir un ser humano en crecimiento. Cuando nos encontramos con una mujer embarazada, le preguntamos por su hijo, damos por supuesto que lo que espera es un hijo, no un amasijo de células. Cuando una mujer pierde un hijo en un aborto espontáneo, su entorno familiar y médico reconoce su pérdida, reconoce que ha perdido un hijo, y que lo normal es que pase un duelo más o menos largo por ello.

9. ¿Sufre el embrión o feto con el aborto?
Desde las primeras semanas empieza a constituirse su sistema nervioso, que le permite moverse, percibir estímulos y desarrollarse. Es cierto que quizá no sea consciente de ese dolor, pero tampoco lo es un recién nacido, no tiene memoria, pero sentir, siente. Está grabado que el feto, en el primer trimestre de embarazo, tiene sentido de supervivencia y evade los instrumentos quirúrgicos que lo dañan durante el aborto. La comunidad científica acepta casi en su mayoría que a partir de la semana 20 el feto siente dolor, y de hecho en algún estado americano se está intentando prohibir, por esta razón, el aborto a partir de esa semana. Pero ya empieza a haber evidencias de que podría sentir dolor a partir del segundo mes de embarazo. En realidad, cuando un feto se opera (de espina bífida o el corazón) intraútero, los médicos lo sedan para asegurarse que no sentirá dolor. En ciertos estados americanos, a la mujer se le ofrece la posibilidad de sedar al feto para que no sufra durante un aborto.

10. ¿El aborto es un acontecimiento dramático o trágico en la vida de la mujer?
El aborto es la finalización de forma brusca de un embarazo por la muerte del embrión o del feto. Esto supone un cambio brusco en el proceso fisiológico del embarazo que ya estaba en curso. Como consecuencia, se alteran las hormonas, vasos sanguíneos, útero y otros sistemas que estaban preparados para el embarazo. Estos cambios de forma brusca son siempre un hecho dramático para el cuerpo de la mujer y para su psique. 

Incluso personas muy favorables al aborto reconocen que el aborto, al ser la pérdida de un hijo, es un drama o una tragedia para la mujer. De ahí que haya un clamor social para que la mujer no se vea en la necesidad de sufrir un procedimiento tan traumático para ella.

11. ¿Cuándo comienza a latir el corazón del embrión?
Éste comienza a latir entre el día 17 y 21 después de la fecundación. Es decir, cuando una mujer empieza a sospechar que está embarazada, el esbozo de corazón de su embrión ya está latiendo. Podemos ver el latido del embrión mediante ecografía vaginal a las 5 o 6 semanas y ecografía abdominal a las 7-8 semanas. 

¿Cuándo pasa de llamarse embrión a llamarse feto? Cuando éste cumple 8 semanas después de la fecundación. 


Video ecografía de 8 semanas: 



12. ¿Existe comunicación entre la madre y su hijo durante el embarazo?
Sí, cada vez se conoce mejor este hecho. A las pocas horas de la formación del cigoto o óvulo fecundado, éste envía señales al cerebro materno que la avisan de que él está en las trompas. Sustancias químicas de la madre conducirán al embrión en su viaje por la trompa para que éste se acabe implantando en el útero de la madre unos días después de la fecundación. 

El sistema inmunológico de la madre debe adaptarse al hecho de que en su cuerpo hay otro organismo genéticamente distinto de ella y que no debe rechazar. Tan increíble es este hecho, que la madre no rechazará ni siquiera un embrión de otra mujer, como lo demuestra la existencia de madres de alquiler. 
Por otro lado, la progesterona y los movimientos fetales estimulan la producción de oxitocina, sustancia que parece reforzar el vínculo madre-hijo, tan necesario para la relación materno-filial tras el nacimiento. También, investigaciones recientes demuestran cómo células madre del hijo pasan al torrente sanguíneo de la madre y se almacenan en ésta, de forma que incluso muchos años después del nacimiento pueden contribuir a regenerar órganos dañados de la madre (corazón, etc.). 
Está demostrado que el feto escucha a la madre y aprende de alguna forma su acento. Un estudio reciente demuestra que los bebés al nacer lloran de forma distinta según el idioma de la madre.


13. ¿Qué beneficios tiene la maternidad para una mujer?

Los beneficios se producen tanto en el nivel físico como emocional y afectivo. 
Si nos centramos en los físicos: el embarazo es salud, supone el rejuvenecimiento del cuerpo de la mujer y protege de enfermedades. Existen cada vez más evidencias de que protege frente a diversos tipos de cáncer. 
Hay evidencias científicas de que la maternidad en mujeres muy jóvenes, incluso en el caso de embarazos imprevistos, produce índice menores de ansiedad, depresión, abuso de sustancias como drogas y alcohol o ideación suicida que en el caso de las que decidieron abortar. 



Cuando nos encontramos con opiniones, que dicen tener argumentos veraces, a favor del Aborto, nos preguntamos qué derecho tenemos para decidir terminar con la vida de otro.

Tené en cuenta que al abortar, parte de vos se daña; no sólo tu cuerpo sino  también tu estado emocional.
Si estás pasando por esta situación o conocés a alguien que lo está y querés ayudarlo, contáctate con nosotros. Sólo queremos ayudarte.